Gastronomía

Se puede iniciar el aperitivo en su hermosa cava creada en los propios cimientos de la casa, pudiendo degustar toda la alta gama de vinos nacionales e importados con que ella dispone, así como también cualquier trago que sea del agrado del visitante.

Al almuerzo y cena, se da paso a su comedor principal o a la barbacoa llamada “rincón de la catedral”, rodeada de centenarios cipreses, donde se podrán saborear los ricos y tradicionales asados junto con platos típicos caseros y comida internacional.

Si el día acompaña, se realiza una clásica visita a las ruinas de la Grasería Jesuita del siglo XVIII, primer agroindustria del país, donde junto al río, también se podrá compartir nuestra clásica parrilla.